Halloween - Las opiniones de un papá católico


Mi primita querida me escribió hace unos días un mensaje de WhatsApp haciendo referencia a un artículo publicado en internet sobre la fiesta de Halloween. Los tres mensajes de mi primita decían:
¡Les paso un enlace sobre la verdad de Halloween! ¡Lo explica una página católica confiable!
¡Y les pido que lo lean atentamente para no pecar por no saber! Especialmente Angie y Tonchy ya que allá es más popular esta fiesta.
Como mi respuesta no entraba en un mensaje de WhatsApp decidí publicarla en este blog que como verán no uso hace años.
Gracias princesita por tu recomendación y preocupación. Leí el articulo y tiene varios puntos interesantes y buenos consejos que pondremos en práctica. Te dejo mi punto de vista aunque sea largo y aburrido J. Hace ya varios años me hice la pregunta acerca del origen de esta fiesta tan popular en EEUU. Especialmente ahora que vivo en este país, soy papi y me toca educar a mis hijitas en nuestra fe; quería saber la posición de la iglesia. Luego de varias horas de investigación en internet, te comento lo que me enteré y decidí practicar como católico creyente.
Descubrí que la celebración y sus tradiciones tienen un doble origen (pagano y cristiano). Como varias fiestas de nuestro calendario incluyendo carnaval y año nuevo. Como hace referencia el artículo que me enviaste, el nombre de la fiesta viene de la contracción de "All Hallows Eve". "All Hallows" es Todos Santos y "Eve" es víspera como en New Year's Eve que es el 31 de diciembre. O sea que el nombre está relacionado totalmente al origen cristiano de la fiesta y traduciendo sería la víspera de todos santos o 31 de octubre. Lo interesante es que en esta ocasión los dos orígenes que se le quiere atribuir a esta fiesta no están necesariamente relacionados, sino que son parte de una coincidencia.
El primero y quizás más antiguo es el origen celta (antiguos ingleses, escoceses e irlandeses). Este origen tiene que ver con el año nuevo celta y el festival de la cosecha que era alrededor de los primeros días de noviembre y últimos días de octubre (pues los celtas tenían un calendario lunar osea que el festival no siempre caía exactamente el 31 de octubre). Samhain no es precisamente el dios celta de la muerte (creo que ese es otro) pero samhain (que significa literalmente noviembre en irlandés antiguo) era un festival celta que se realizaba para recordar el final de la cosecha y el comienzo del invierno. Marcaba el año nuevo para ellos. Los celtas y su religión pagana liderada por los sacerdotes druidas celebraban al finalizar su año con este gran festín. También creían que ese día el portal entre este mundo y el mundo de las almas estaba abierto. Y el señor de la muerte permitía que las almas de los muertos vuelvan a casa de sus familias por esa noche, pero si las personas habían muerto en pecado sus almas estaban atrapadas en cuerpos de animales. Entonces para liberarlos hacían regalos al señor de la muerte, esta era una de las razones por las que hacían sacrificios, incluyendo sacrificios humanos. Se creía que esa noche, ya que la puerta entre este mundo y el otro estaba abierta, demonios, fantasmas y brujas tenían piedra libre para pasear por nuestro mundo. Los celtas pensaban que haciendo fiesta los aplacarían y también que si se disfrazaban como ellos pasarían desapercibidos y no los molestarían.  También era tradicional que las familias apaguen sus chimeneas y que en el nuevo año enciendan una nueva fogata simbolizando el escapar de la oscuridad y del mal, trayendo la luz a casa para el nuevo año. Hay gente que relaciona las linternas de calabaza que se hacen con estas fogatas simbolizando esa luz que asusta y aleja el mal. Ya que para ellos samhain marcaba el inicio de la “parte oscura del año” (invierno). Ya cuando los celtas fueron conquistados por el imperio romano se prohibieron los sacrificios sangrientos y se extinguió a los druidas y las prácticas de estos sacrificios. La mayoría de esta información es sustentada por tradiciones y cuentos sobre los celtas. Ya que esto sucedió mucho antes del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pero no era una celebración del mal. Sino más bien en contra del mal, de la oscuridad, de los espíritus malignos y demonios. Se cree que los celtas a pesar de ser politeístas eran amantes de la naturaleza y del bien.
El origen cristiano de la fiesta es un poco más reciente, pero es el único que tiene fundamento histórico y derivó en el mismo nombre de la fiesta. Este tiene que ver específicamente con la festividad de Todos Santos. Los primeros cristianos sufrían persecución y muchos morían como mártires. A estos mártires se los honraba preservando sus reliquias y celebrando el aniversario del día de su muerte porque para nosotros los católicos ese día es muy importante pue es el día de nuestro nacimiento a la vida eterna. Poco a poco las diócesis intercambiaban reliquias y celebraban la muerte de los mártires de las diócesis vecinas. En un momento los mártires eran tantos que necesitaban un día común para celebrarlos a todos. Y a pesar de que ya había celebraciones comunes, en el siglo 8 por primera vez el papa Gregorio III celebró Todos Santos el primero de noviembre (creo que antes lo celebraban en mayo) y el papa Gregorio IV finalmente propagó la fiesta a toda La Iglesia en el siglo 9. A pesar de que algunas opiniones insinúan que la elección de la fecha fue una acción premeditada de La Iglesia Católica para competir con los festivales de la cosecha que se festejaban alrededor de esas fechas por toda Europa (no solo por los británicos) y darles simbolismo religioso a esas fiestas paganas, no existe ninguna información oficial que vincule esta elección de fecha realizada por el Papa Gregorio III a esos festivales populares. La fiesta de todas las almas o de los fieles difuntos que es el 2 de noviembre vino después y creo que no se oficializó hasta principios del siglo veinte.
Al principio era costumbre que la noche anterior a Todos santos, los niños católicos fueran de casa en casa pidiendo un dulce o masita a cambio de una oración por los difuntos de la casa. Esto también era tradicional en vísperas de navidad donde pedían dulces o masitas a cambio de cantar un villancico. Algunas veces llevaban antorchas que fueron luego relacionadas con las linternas de calabaza. Esta tradición era cristiana y no venía de los festivales de la cosecha. De ahí viene la tradición de “trick or treat”. La fiesta y la tradición finalmente la trajeron a EEUU en los últimos siglos, los inmigrantes católicos. Como muchos de estos inmigrantes eran principalmente irlandeses a finales del siglo 20 se intentó relacionar la fiesta de Halloween al origen del festival celta. Con la fiesta de Halloween vinieron también los disfraces, el pedir dulces y el hacer linternas de zapallo (calabaza). Si bien se cree que los disfraces celtas pudieron ser el origen de los disfraces de Halloween también creen los cristianos que la evolución natural de la fiesta relacionó este triduo de fiestas religiosas con los diferentes estados de nuestra existencia espiritual. El primero de noviembre se celebraba a los santos en el cielo, el 2 de noviembre se reza por nuestros difuntos para que vayan al cielo, pero también se reza por todas las almas en el purgatorio (que para los católicos son el equivalente de los fantasmas) y por lo tanto el 31 de octubre tendría que relacionarse a las criaturas del infierno y lo desconocido incluyendo a los demonios (que para los católicos existen y son ángeles caídos). Sin embargo, como católicos tenemos una ventaja sobre las fuerzas del infierno y es saber que con la gracia de Dios podemos vencerlas y por lo tanto nos reímos de ellas ridiculizándolas con esos disfraces. Sabemos que en Dios está nuestra salvación. Si bien la tradición era que los disfraces sean de terror esto ha estado cambiando en los últimos tiempos pues como es una fiesta especialmente para niños, muchos papás han visto conveniente usar disfraces menos siniestros como princesas o súper héroes, sobre todo con los más pequeños. Algunos incluso escogen disfraces católicos de santos, almas pobres, papas, obispos, madre teresa, etc… En nuestra iglesia San Rafael, los niños disfrazados visitan a los ancianos del asilo ese día y comparten dulces con ellos. Algunas parroquias organizan fiestas donde los niños van disfrazados, incluyendo vigilias de oración por Todos Santos y por los fieles difuntos. Este tipo de celebraciones se está haciendo más común en colegios católicos y otras parroquias en EEUU. Creo yo, que es importante no solo estar alerta de los demonios, el oscurantismo y las fuerzas del mal sino también tener conocimiento de que el diablo existe y es real (Como nos dijo el Papa Francisco). Pienso también que es muy importante que incluso los niños (a una edad prudente) no solo entiendan de igual forma que el diablo existe sino también sepan que hay cielo, hay infierno y hay purgatorio. Sepan que gracias a Nuestro Señor Jesucristo la muerte ha sido vencida y que después de la muerte nos espera la vida eterna. La Iglesia Católica y el Papa no se han pronunciado oficialmente en contra de esta tradicional fiesta. Nosotros la hemos celebrado los últimos años y lo seguimos haciendo. Obviamente lo hacemos y lo haremos tratando de fomentar el espíritu católico en nuestras hijas. Enfocándonos en el origen católico de la celebración. Recordándoles que Diosito es “más capo que todos esos monstruos y brujas” y que parte de la celebración se tiene que centrar en ese concepto del poder de nuestro Dios, su corte de ángeles y santos sobre el mal y sobre el diablo. La otra parte de la celebración se tiene que centrar en que es la víspera de Todos Santos. Los Santos que tanto hicieron por nuestra Santa Iglesia y que como católicos debemos honrarlos y pedirles su intercesión ante Dios pues ellos ya están en el cielo muy cerquita de Dios. Las opiniones que condenan esta fiesta son opiniones personales y si bien algunas veces son de miembros de La Iglesia no representan a La Iglesia. Como sabes mi hijita comenzó el colegio este año y en su escuela nos ayudan a los padres a darle ese enfoque a esta fiesta que como vos dijiste es súper popular en EEUU. Y ellas como gringuitas estoy seguro la celebraran muchos años más.  Creo personalmente que cualquier persona católica que celebre Halloween fuera o dentro de los EEUU debería tratar de hacerlo bajo el enfoque del origen católico de la celebración, y no apegarse puramente al sentido comercial de la fiesta como sucede en países donde se está importando la misma. Como padres católicos en este país, tenemos que lidiar todo el tiempo con el intento de comercializar las fiestas y quitarles su tradicional enfoque cristiano, intentamos explicar a nuestras hijitas por ejemplo que el Nacimiento de Jesús tiene más importancia que los regalos que pueda o no traer Papa Noel y que la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo es más importante que los huevos de chocolate del conejo de Pascua. También creemos que no es bueno satanizar lo que no sataniza nuestra propia Iglesia y que además tiene orígenes católicos; pues como en todo: hay “formas” y “formas” (más bien deformas) en este caso de celebrar las fiestas.
Besitos y no se olviden que los amamos y extrañamos muchísimo a todos.
P.D. Trataré de encontrar las referencias exactas pero la mayor parte de la información fue de estos sitios que suelo frecuentar cuando necesito este tipo de respuestas:
Te los recomiendo todos pero obviamente tendrás en muchos que discernir sobre que viene directamente de la Iglesia (por ejemplo una encíclica papal o extractos directos del catecismo de la Iglesia) y que opiniones vienen de miembros de ella o incluso no necesariamente de miembros de ella como en el caso de Wikipedia J .Ahora voy a añadir a mi lista el sitio que me recomendaste (www.antesdelfin.com) Besitos de nuevo

Comments

Popular posts from this blog

Watch Youtube and other streaming sites on Amazon Echo Show

Mon ciel